Germán López

Siempre me acuerdo que ese día del plebiscito me tocó ser apoderado por el SÍ. Y por el NO había un vecino cercano de mi barrio, que era un demócrata cristiano [...]. Me estuve con este caballero todo el día. Entonces al final, pudimos conversar harto. Y a la tarde, dijimos, seamos razonables.