Loreto González

El carnet de identidad era sagrado. Casi que, a partir del momento en que te inscribías y el momento de la votación, tenías que dejarlo guardado a mil llaves y andar con una fotocopia [...]. Había que proteger este carnet de identidad porque era el único documento que te permitía votar.