Patricio Malatesta García

La verdad es que había mucha alegría, por supuesto de los partidarios que habían ganado. En mi caso, que me tocó perder, no tenía mucha alegría, pero tampoco me parecía que era el fin del mundo. Era sencillamente un cambio de gobierno.