Ángela Vergara

Había una sensación de empoderamiento, una sensación como de apertura que no habíamos vivido antes. Había un ambiente de miedo pero, al mismo tiempo, un ambiente de que sí se podía hacer algo. Para los jóvenes de quince, dieciséis, diecisiete años era como un nuevo sentimiento de libertad.