José Manuel Salcedo

Yo no participé en ninguna celebración. Me vine a mi casa porque tenía un sentimiento de tristeza porque se había acabado esto, que era una experiencia única de una entrega, de una mística, de una generosidad de la gente, de un compañerismo, de una amistad, de una fraternidad muy grande que [...] nunca jamás, como yo suponía en ese momento, volvió a ocurrir algo parecido.