Patricio Fernández

En esos tiempos, el amor, la revolución, el deseo, eran todos una misma cosa. Costaba mucho separarlos. El sentido de comunidad, de causa y de pertenencia hacía que todas las relaciones tomaran una intensidad muy fuerte al interior de esta lucha.